Posts etiquetados ‘la muerte’

17191373_1309590159157125_301676011214717520_n

Anuncios

PÁLIDA FLAQUITA

Entre las preguntas de una niña curiosa de 5 años de porqué los pájaros vuelan o porque el cielo es azul, recuerdo en una ocasión haber corrido y asaltado sorpresivamente a mi mamá: “¿Por qué el pan de muerto se llama pan de muerto?”; ella con toda esa sabiduría maternal respondió: “porque está hecho de polvos de los muertitos del panteón”. Yo no supe que responder, no podía más que imaginarme como los panaderos del ley se paseaban por entre las tumbas con pequeños recogedores y escobitas diciendo “Buenas noches, con permiso, con permiso”; lo último que tuve en ese momento fue asco, pues aunque ese pan sepa a papel es imposible dejar de pellizcarlo y entre trozo y trozo chuparse los dedos por el azúcar que se les queda adherido.

No tengo recuerdo de haberme disfrazado para halloween más de tres veces, pero sí de haber comido pan de muerto con chocolate abuelita (ahora soda con hielo) año con año. Se de personas que no festejan el 31 de octubre, fuera de los disfraces y los dulces “son cosas del diablo”; pero si nos extraemos de nuestro entorno y nos visualizamos desde afuera… ¿Qué cosa mas terrorífica hay que un pueblo entero festejando la muerte?.

El mexicano, rie, llora, se indigna con la muerte y la ridiculiza; la sufre una vez y la goza un día cada año.

Le construye altares, la divulga en murales y fotografías, le compone canciones, corridos, poemas y calaveras literarias.

A la muerte se le tiene amor,¿ que mas prueba de ello que el dedicarle un día festivo y la creación de una catrina para engalanarlo?

No hay nada mas vivo que el día de muertos, los panteones se convierten en festines coloridos: flores, veladoras, rosarios y cantos; gentes paseándose y nocturnando entre las tumbas, loterías y barajas, platicas apasionadas y fotografías; una botella, unos cigarros; las comidas favoritas para que el pariente cuando llegue no pase hambre, tamales, café y un menudito para el frío; buen festín es el que se dan al siguiente día los vagabundos de los alrededores, no hay bronca si les jalan los pies.

Fantasmas ¿Cuál miedo?, todos esperan una pequeña manifestación de aquel que extrañan. Delante de las tumbas, los altares y las fotografías no esperan las resurrecciones, quieren escencias, ruegan presencias que los tranquilicen, una señal que les indique “aquí estoy, aquí te espero”.

El mexicano le alza un altar a su ser querido, que es mitad amor mitad muerte, son inherentes. Pero que re-chulo monumento! Flores, dulces, cañas, naranjas, pan, veladoras, botellas, juguetes y papel picado distribuido en tres pisos. Digno de apreciación.

Supe una vez de una persona cercana que puso en su congelador al perro muerto de su marido, hasta que éste ultimo volviera y lo viera por ultima vez lo hiba a enterrar; yo no entiendo el apego que sienten los demás al cuerpo amado inherte, tampoco llego a comprender las tradiciones en su totalidad, pero disfruto el observarlas y es maravillosamente delicioso vivirlas.

Sobre mi muerte y mi pronto renacimiento tengo mis propias acepciones… bien dice Garcia Marquez “Cada quien es dueño de su propia muerte”.

-Dora Navarro

LA CATRINA AL NATURAL

 

PURO HUESOS (La Muerte)

Este dibujo de puro huesos fumándose un cigarro de mariguana lo hice para que un niño dejara de llorar, pero como me gusto como me había quedado le tome una foto. Espero que les guste ver a la muerte fumando un buen porro.

 

 

Se agradecen los comentarios