Acabo de recordar por que odio a las mascotas y es… ¡por que se mueren esas madres!. Uno se encariña con los animalitos, les da de comer, de beber, juega con ellos, hasta les hace un lugar comodo para vivir y cuando uno ya esta acostumbrado a ellos los muy pendejos se mueren. Por eso no me gusta tener mascotas por que cuando menos lo esperas se mueren las pinchis mascotas idiotas. Y para acabarla de chingar a mi nunca se me mueren, siempre termina muriendose por la culpa de alguien más. Solo he tenido 2 mascotas propias, la primera mascota era una rata blanca y la segunda era un pollito morado.

Mi rata blanca se llamaba Walter por que la compre en una tienda de mascotas una semana antes de que la banda de heavy metal rata blanca viniera a mi ciudad y se me hizo sencillo llamarla Walter como el guitarrista de dicha banda. Cuando la compre media como 3 cm o 4 cm de largo, tenia los ojos rojos y siempre que lo agarraban otras personas que no fuera yo mi rata los orinaba. Con el tiempo Walter la rata blanca se hizo un tanto salvaje, vivía en la cocina bajo el labatrastes donde bebía agua de una fuga de la tubería y asesinaba ratones. ¡Era la mascota perfecta!

Cuando jugaba con ella me ponia un guante grueso y Walter brincaba y me trataba de morder los dedos, abeces sus afilados dientes atrabesaban el guante… pero aun asi cuando la agarraba no me trataba de atacar. Al final de sus días Walter media mas de 30 cm y me toco verlo derrotar a un gato. En verdad esa rata era del demonio. Un día le preste mi mascota a mi amiga la Xena “la fresa guerrera” para que Walter se reprodujera con su rata blanca “Pirujina”, pero a los días Walter se murió. En verdad no se que debió haber echo mi camarada Xina “la fresa guerrera” para que esa rata casi salvaje y agresiva se muriera. O tal vez Walter prefirió la muerte antes de seguir soportando a Pirujina su esposa rata.

Pinchy rata era toda una guerrera, vivió más de 1 año y murio de una forma tan extraña y estupida que nunca me hubiera imaginado. Simplemente Walter dejo de vivir.

Después de varios años me llego por sorpresa mi segunda mascota.  Un día que regresaba a mi casa acompañado de un amigo nos dimos cuenta que en el cesped frente a mi casa se encontraba un pollito morado de no más de 2 semanas de edad y que seguramente estaba perdido. Fui hasta la calle para ver si encontraba a su dueño y no se veia absolutamente nadie. Fue en ese momento cuando lo agarre en mi mano y al ver que tenia cara de pollo loco y estaba pintado de colorante morado le di asilo en mi casa. Le di agua en una tapadera y le di comida (porsupuesto que al principio no tenia ni puta idea sobre que alimento comen los pollos) al principio el pinchi pollo me desesperaba por que no dejaba de hacer ruido y de dar vueltas en circulo hasta que me comenzo a caer bien y le puse por nombre al pollito morado Barney, como Barney el dinosaurio, si, como el puto dinosaurio que se la llebaba cantando -te quiero yo y tu a mi etc.

Durante las 2 semanas siguientes lo cuide, lo alimente, juge con el e incluso comenzaba a comprender su lenguaje de pio pio. Por que sabran que es muy diferente un pio pio para comer que un pio pio de felicidad… bueno ya me estoy viajando. Barney me seguia a todas partes, me gustaba que era flojo y me despertaba a las 9:30 de la mañana, incluso hubo ocaciones en que yo tenia que despertarlo a el a las 10:00 de la mañana, ¿se imaginan? cuando Barney creciera seria el mejor gallo del mundo por que cantaria hasta despues de las 9 de la mañana. Con el tiempo fue creciendo y se le desarrollaron plumas, patas y cresta mas largas. Comenzaba a volar para subirse a la cama y para subir escalones etc. Sus nuevas plumas eran blancas y se podia ver a simple vista todo lo que habia crecido durante mi cuidado.

Un dia entre al baño a defecar y para que Barney no me molestara mientras cagaba lo saque del baño, era la primera ves que lo sacaba del baño y recuerdo que me alegaba desde el otro lado de la puerta. Sentado en el escusado lei un poco y despues de un tiempo sali del baño por que se me hacia extraño que estaba toda la casa tan callada… le hable a Barney y no me contesto… le hice sus ruidos extraños y no me contesto… lo busque y no lo halle… hasta que observe en la cosina un resipiente azul con un poco de agua, me extraño eso ya que mi hermano y yo nunca dejariamos un resipiente asi ¿para que chingados?… me aserque al resipiente y vi a Barney flotando ya sin vida… un resipiente a medio llenar de agua…

Me entristesi mucho por la muerte de Barney mi pollito morado, despues recorde que dias antes mi cuñada habia ido a mi casa y habia llebado a su perro. Seguramente le dio agua de tomar a su perro en ese balde y lo dejo en la cosina cuando se marcho… Un resipiente lleno hasta la mitad… Un descuido.

Triste por la perdida de Barney mi mascota morada me pongo a meditar y me pregunto ¿Ha cuantas personas le ha pasado este accidente con un niño o una niña? ¿Cuanta gente a dejado por descuido un resipiente a medio llenar de agua y sus hijos se han muerto ahogados en el? Si yo estoy triste por mi mascota ¿Como se sentira perder a un hijo asi?… Existen muchos casos de niños que mueren ahogados en resipientes con un poco de agua…

Un resipiente lleno hasta la mitad

Un descuido

Yo aprendi mi leccion con una mascota. Pero existe gente que aprende su leccion con la perdida de un ser querido… Sean cuidadosos y no dejen resipientes a medio llenar o con un poco de agua por que eso puede ocacionar un accidente… Padres cuiden a sus hijos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s